Este sitio no está de ningún modo afiliado a Sega | This site is not affiliated with Sega in any way

Chat Staff Foros Trucos Opiniones Análisis Avances Reportajes Noticias Portada Emulación Sega Fan Plus Webmaster

Premio de la Redacción

PlayStation 3
Wii
Xbox 360

Nintendo DS
PSP

Dreamcast
PlayStation 2
Xbox
Game Cube
Game Boy Advance

Arcade
Saturn
Megadrive, Mega CD y 32X
Master System y Game Gear

Otras

Ikaruga
Autor: Nargond, 13-12-02

Treasure, tras casi un año de espera y ruegos de los sufridos fans, nos ha regalado Ikaruga. Tenemos entre manos uno de los mejores juegos de todos los tiempos.

Plataforma: Dreamcast
Tipo de juego: Shoot'em up
Desarrollador: Treasure
Editor/Distribuidor: Esp
Nº de jugadores: 1 - 2
Versión: JAP
Año: 2002
Disponibilidad: Importación

Treasure acaba de regalarnos Ikaruga, tras casi un año de espera y ruegos de los sufridos fans. Y es que no es para menos... tenemos entre manos uno de los mejores videojuegos de todos los tiempos.

Es difícil imaginar lo complicado que resulta hacer una review de un juego que provoca tantas sensaciones. Voy a intentar que os hagáis una idea, pero hay que asumir que todo cuanto diga se quedará corto comparado con lo que de verdad encierra y significa Ikaruga. Hay que jugarlo para entenderlo (aunque ahora que me doy cuenta, el término "jugar" también se queda corto :D).

En primer lugar es imprescindible que os explique la mecánica del juego. En un primer vistazo, se basa en que tanto nuestra nave como los enemigos tienen dos colores, el blanco y el negro. La nave puede absorber los disparos enemigos de su mismo color, cargando una bomba (autodirigida, que constará de tantos disparos como cargada esté la barra); pero los disparos de distinto color la destruyen. El disparo es mucho más potente cuando disparamos a una nave de color distinto al nuestro, y si destruimos a un enemigo que sea de nuestro mismo color, este "desprenderá" balas, que podremos absorber (éste es el método más habitual para cargar la bomba). Otros aspectos a destacar son la típica pequeña zona de impacto (que nos permite esquivar la lluvia de balas con mayor facilidad); y que sólo hay un tipo de disparo, el frontal doble (que se convertirá en simple con un leve toque del botón, para aquellas situaciones en las que necesitemos de una mayor precisión).

Como podéis ver, es un concepto muy original (aunque el sistema está basado en otro juego de la misma Treasure, el Shilouette Mirage), y al menos al principio da lugar a unas partidas en las que se producen interesantísimas situaciones relacionadas con los cambios de color. El juego es muy rápido y el "gameplay" pulidísimo, pero... cuando se llevan unas cuantas partidas jugar se convierte en un ejercicio frustrante. El ir "a saco", es decir, a destruir todo lo que aparece en pantalla resulta poco menos que imposible; y la dificultad es elevadísima (casi inhumana) a partir de la tercera pantalla, así que el juego puede acabar abandonándose pronto por aburrimiento y frustración. Los más cabezones se pasarán el juego a base de continues (que por cierto, su número aumenta cuanto más juegas), pero está claro que así no tiene ninguna gracia, al menos para los aficionados a los arcades. ¿Qué es lo que pasa?

Pasa que no hemos descubierto más que la punta del iceberg de lo que es el Ikaruga. Y es que el verdadero objetivo del juego, oculto a priori, se basa en la consecución del mayor número de chains posible. Explicar lo que es una chain es, otra vez, ridículamente sencillo (pese a que es de una terrorífica profundidad conceptual). Se trata de destruir tres naves seguidas de un mismo color. Y ya está. Cuantas más chains seguidas se lleven, más puntos se consiguen (en progresión 100, 200, 400, 800, 1600, 3200, 6400, 12800, 25600, y a partir de la décima chain seguida en adelante todas darán 25600 puntos).

Y es justo ahora cuando nos damos cuenta del ALUCINANTE desarrollo del Ikaruga. La posición y desplazamiento de todos, absolutamente todos los enemigos del juego está calculada al milímetro para que verdaderamente sea posible destruirlos haciendo chains. La dificultad de lograr las chains aumenta progresivamente. Para que os hagáis una idea, sólo con la primera pantalla es más que suficiente para poner en verdaderos aprietos a nuestra habilidad y velocidad. Previamente es imprescindible detenernos a realizar un detallado estudio de la aparición y progresión de los enemigos, de manera que aparte de conseguir todas las chains, poder ingeniárnoslas para destruir a los enemigos lo más rápido posible (ya que si hacemos eso, nos saldrán más naves para hacer unas chains extra). Ah, y por supuesto, aprendérnoslo todo de memoria para no fallar ni una vez. Dependiendo de la habilidad de cada uno, dominar la primera pantalla lleva más de dos semanas de práctica... ¡y es la más sencilla!. En fin, como he dicho antes, nada de lo que yo os pueda decir os puede dar la idea del juego sin verlo, así que os recomiendo encarecidamente que os bajéis algún vídeo de alguna pantalla del Ikaruga (suele haber bastantes y normalmente son "superplays" -partidas donde hacen todas o casi todas las chains). En la misma página oficial de Treasure podréis encontrar dos para descargar. Realmente parece que lo que hacen es imposible, pero no...

Jugar a dos jugadores de éste modo es otro ejercicio de compenetración como jamás se ha visto. Las progresiones de los jugadores, mas que jugar parece que bailan por la pantalla, una danza de destrucción... (me pongo poético, perdonad :P). Vuelvo a decir que es inexplicable sin verlo. Es igual de satisfactorio jugar a dobles que uno solo, lo realmente difícil es encontrar un compañero/a dispuesto a jugar... ;)

En definitiva, Treasure ha sacrificado la diversión inicial por otra mucho mayor, más profunda y más duradera a largo plazo. Es un juego sólo recomendado para aquellos que estén dispuestos a pasar muchos días de practica, a la búsqueda de la perfección y de la superación de uno mismo en un éxtasis de diversión...

Se me olvidaba hablar de los jefes. En mi opinión los bosses de las cuatro primeras pantallas son bastante sosetes (comparándolos con los de su precursor, el Radiant Silvergun) salvo el jefe final. Se trata es de destruirlos lo más rápido posible (a menos tiempo, más puntos), lo que no está mal y es consistente con el resto del juego, pero quizá es que yo esperaba algo más tirando al Radiant... Bueno, en cualquier caso están muy bien, el diseño es muy bueno y los patrones de ataque originales, no parece que se le pueda reprochar nada al juego por ahí.

Vamos a por los aspectos secundarios ;). El diseño del juego es impresionante, de lo mejor que se ha visto desde el Radiant Silvergun. A mi parecer es más original y tiene una mejor ambientación, pero no lo supera en imaginería (en esto el Radiant es casi insuperable). Tanto los escenarios como las naves protagonistas, los enemigos, las explosiones (¡atentos a las de los jefes finales!)... todo está cuidadísimo. Al fijarse en los escenarios uno descubre que están repletos de detalles por todas partes, aunque quizás resulten poco vistosos de lejos. En cualquier caso, los efectos de sobrevolar zonas terrestres, ciudades y túneles es increíble. Gráficamente no alcanza las cotas de otros títulos como el Zero Gunner 2, pero como he dicho antes, todo esto se suple por el increíble diseño, ambientación y originalidad que le dan al Ikaruga su característica personalidad, inimitable.

El aspecto sonoro es otra obra maestra. Todos los temas son de una epicidad pocas veces oída, mezclándolo con un sonido futurista que llena el oído. Además, la música cambia con lo que se desarrolla en la pantalla, y en algunas ocasiones, cuando nuestra nave sale disparada con una explosión la música crece de intensidad haciendo un efecto de verdad INCREIBLE. Para bajársela y oírla detenidamente, todos los temas son una maravilla.

Y ahora, en cuanto a la historia... bueno, mucho se ha dicho que el Ikaruga era la continuación del Radiant Silvergun. En realidad poco tienen que ver, salvo en que son juegos de naves y en que tienen chains (aunque las chains de uno y de otro tampoco tengan nada que ver). Las uniones se aprecian sólo en ciertos guiños: la nave lleva una espada en la punta, el tipo de letra de los títulos... sólo cuando se acaba el juego se puede ver alguna otra conexión (¡atentos fans del Radiant!). El argumento del juego está cuidado, pese a no aparecer nada más que en algunos textos en japonés entre pantalla y pantalla, y en algunos extras. Cuenta la cruzada de Shinra, el protagonista del juego, contra el imperio de Tenlow (un dictador que ha subyugado la isla de Horai gracias al poder de una misteriosa sustancia "con forma de piedra amarilla"). Cuando todas las fuerzas rebeldes fracasan, Shinra decide enfrentarse en solitario contra el imperio. Para ayudarle, los habitantes de un pueblo llamado "Ikaruga" le construyen una nave especial, cuya característica diferenciadora es que puede adquirir dos estados, el yin y el yan, el bien y el mal. ¿Qué le deparará a Shinra en su viaje hacia la Torre Imperial?

Sólo espero que ésta review os haga mirar al juego con otros ojos, y que no dudéis en haceros con él, ya que representa la esencia del videojuego llevada al límite. Es Treasure. Es Ikaruga.

- Vídeo (DivX 5.0.1, 2.1 MB)

TÉCNICA
8
GRÁFICOS
9
SONIDO
8
JUGABILIDAD
10
DIVERSIÓN
10
DURACIÓN
10
TOTAL
EXCEPCIONAL
Media de los lectores: --
Puntuar el juego
Otros análisis:
No hay más análisis
Sobre las puntuaciones
Lo mejor: Todo: tanto lo relacionado con su concepto y desarrollo como en el apartado visual. Es una joya intemporal.
Lo peor: No es muy accesible para los poco acostumbrados a los arcades. Quizá esperaba un poquito más de los jefes finales, pero sólo son prejuicios ;)

Más imágenes: [3] [4] [5] [6] [7] [8]
Atrás Adelante Portada Arriba