Este sitio no está de ningún modo afiliado a Sega | This site is not affiliated with Sega in any way

Chat Staff Foros Trucos Opiniones Análisis Avances Reportajes Noticias Portada Emulación Sega Fan Plus Webmaster

Premio de la Redacción

PlayStation 3
Wii
Xbox 360

Nintendo DS
PSP

Dreamcast
PlayStation 2
Xbox
Game Cube
Game Boy Advance

Arcade
Saturn
Megadrive, Mega CD y 32X
Master System y Game Gear

Otras

Jet Set Radio Future
Autor: Gatorrollo, 8-2-2003

Cancelado para Dreamcast cuando estaba en un avanzado estado de desarrollo, Jet Set Radio Future fue el inmejorable estreno de Sega en la consola de Microsoft.

Plataforma: Xbox
Tipo de juego: Acción
Desarrollador: Smilebit
Editor/Distribuidor: Sega/Infogrames
Nº de jugadores: 1 - 4
Versión: PAL
Año: 2002
Disponibilidad: A la venta en España

Tokyo vive bajo la opresión del grupo Rokkaku, liderado por Rokkaku Gouji. Haciendo un mal uso de su dinero e influencia, pretenden acabar con la industria, la sociedad e incluso con la cultura. Para ello han impuesto su propia ley a los ciudadanos y hasta han comprado a la policía. En el otro extremo están los GG, una banda callejera dispuesta a acabar con Rokkaku Gouji a toda costa. Liderados por Corn y a base de cubrir las calles con sus graffitis, pretenden reconquistar la ciudad y acabar para siempre con el tirano que pretende dominarla. Ésta es, a grandes rasgos, la historia de Jet Set Radio Future. Como en el juego de Dreamcast, el DJ Professor K narrará los acontecimientos desde la emisora de radio pirata, además de pinchar y mezclar los temas de la banda sonora.

Arte y tecnología

La nueva entrega de Jet Set Radio ha mejorado notablemente a nivel técnico, nada extraño teniendo en cuenta que Xbox es bastante más potente que Dreamcast. Los personajes y, sobre todo, los escenarios han incrementado considerablemente su número de polígonos. Estos últimos además son ahora mucho más grandes y abiertos, y repletos de gente, pájaros... Apenas hay popping (excepto en un par de fases del juego) y las ralentizaciones sólo aparecen en ocasiones muy puntuales: en el garaje cuando tenemos muchos personajes jugables y en alguna fase, si bien estas bajadas de framerate se incrementan en el modo de 60 Hz. Por lo demás JSRF suele mantener una tasa de 50/60 cuadros por segundo, mientras que en Dreamcast no subía de los 30.

La resolución del juego ha aumentado, y las texturas son más complejas que en su predecesor. El estilo "manga dimension" apenas se mantiene; los colores planos del JSR original dejan paso a tonos pastel que reflejan la luz. La estética del juego sigue siendo la misma, pero renovada. Los efectos de luz están muy conseguidos y nos sorprenden constantemente. Los gráficos son preciosos, sobre todo en algunos escenarios que dejan en ridículo a los vistos en Dreamcast. Gracias al particular estilo de los mismos nos metemos más en el papel a la hora de jugar.

La banda sonora vuelve a sorprender, con nuevas canciones y remixes de los mejores temas del JSR original. El estudio WaveMaster ha creado nuevos pelotazos electrónicos como "The Concept of Love", tema principal del juego. Otras 29 composiciones repletas de melodías funkys, samples vocales y scratches harán las delicias de algunos y pondrán dolor de cabeza a otros. Además, Sega ha contado con la colaboración de Richard Jacques (Metropolis Street Racer, Headhunter, JSR...), Bran Van 3000, The Prunes, BS2000 y The Latch Brothers (formación con Michael Diamond de los Beastie Boys a la cabeza). Personalmente creo que la música es tan importante en JSRF como los gráficos: ambos te sumergen en el juego y enriquecen notablemente la experiencia jugable.

Jugable, divertido, adictivo y largo

El juego consiste, básicamente, en pintar determinada cantidad de graffitis en cada escenario, usando para ello los botes de spray repartidos por el mismo. Esta vez no existe límite de tiempo, pero es lógico teniendo en cuenta que la amplitud de las fases es mucho mayor y algunos graffitis están muy escondidos. De vez en cuando se nos presentarán otras situaciones con distintos objetivos: hacer una carrera contra un rival, pintarles la espalda a los enemigos, participar en diversos minijuegos o derrotar a los jefes finales. Un leve toque aventurero acompaña a la acción: tendremos que hablar con los miembros de nuestra banda para saber cual es nuestra próxima misión, y algunas zonas estarán bloqueadas hasta que no cumplamos determinados objetivos. Algunos graffitis están bastante escondidos, y para llegar a ellos tendremos que dominar algunas técnicas sencillas, básicamente coger velocidad, saltar y grindar. Para los menos experimentados, se ha incluído un completo tutorial que nos enseñará lo básico y algunos trucos avanzados.

Smilebit ha simplificado el manejo en JSRF, haciéndolo mucho más asequible. Ahora los saltos son más precisos, sobre todo a la hora de grindar. Cuando saltemos sobre un cable, barandilla o cualquier superficie similar, nuestro personaje no necesitará aterrizar en el punto justo para grindar con éxito: aunque nos desviemos ligeramente de la trayectoria, ésta será corregida automáticamente por el juego. Para los expertos del primer JSR puede ser frustrante al principio, pero una vez acostumbrados al nuevo control incluso se agradece.

A la hora de pintar graffitis ya no tendremos que realizar diferentes movimientos con el pad. Con un simple toque al gatillo derecho gastaremos un bote de spray (pintemos o no). Dejándolo pulsado a la vez que mantenemos una velocidad moderada podemos pintar grandes graffitis en pocos segundos.

Otro cambio importante y de agradecer es que ya no tendremos que presionar el gatillo derecho para correr. Mediante el stick analógico izquierdo podemos controlar la velocidad de nuestro personaje. Ahora el gatillo derecho se usa exclusivamente para pintar (o para hablar con la gente), y el izquierdo para situar la cámara a nuestras espaldas.

Por suerte no todo son simplificaciones del control; también disponemos de nuevos movimientos que proporcionan variedad a la jugabilidad. El más destacable es el "boost dash", que se efectúa con el botón B y consume 10 botes de spray. El resultado será un notable aumento de la velocidad de nuestro personaje acompañado de un efecto "blur" muy conseguido. Otras posibilidades que nos brinda el renovado control acercan la jugabilidad de JSRF a la típica de los juegos de trucos (tipo Tony Hawk): presionando el stick analógico izquierdo haremos un electrizante grind en el suelo y con los botones X y Y podemos realizar distintos trucos mientras grindamos o en el aire. En el suelo el botón Y sirve para dar media vuelta y patinar de espaldas. Además, en las semituberías podemos realizar "handplants" que nos ayudarán a incrementar la velocidad, la longitud de los saltos y la espectacularidad de nuestras acrobacias.

El desarrollo del juego es muy divertido y adictivo, gracias en parte a su excelente jugabilidad. Además propone retos, como encontrar "graffiti soul", o desbloquear una serie de objetivos en cada fase encontrando antes una cinta de audio. Estos consisten en realizar un determinado número de trucos en el aire y grindando, conseguir cierta puntuación o completar desafios especiales, como por ejemplo, saltar sobre 13 plataformas en la estación de Shibuya sin tocar el suelo. La gran cantidad de situaciones que se nos presentan aportan variedad al juego y mantienen el interés hasta el final del mismo.

Uno de los puntos fuertes de JSRF es su duración. Hay 15 escenarios en total, aunque algunos tendremos que recorrerlos en más de una ocasión. Terminar el modo principal del juego (dejando de lado los objetivos secundarios que no son obligatorios) puede llevarte unas 15 horas. Pero lo mejor es que, aun después de haberlo terminado, puedes jugarlo y rejugarlo hasta completar los desafíos callejeros, conseguir todos los graffiti soul, encontrar a los 24 personajes disponibles, pintar sobre los graffitis de los Golden Rhinos o Zero Beat y, para los que dominen totalmente el juego, batir los records propuestos en los "Test Runs". Este último modo es donde realmente pueden lucirse los expertos. Estará disponible una vez que se haya finalizado el modo principal y tengamos todos los graffiti soul de al menos una fase. Hay varias categorías en las cuales tendrás que conseguir una buena puntuación, pintar determinado número de graffitis o encontrar 5 banderas en un nivel en el menor tiempo posible. Completar el juego al 100% puede llevar unas 50 horas, y además, a todas estas posibilidades hay que añadir un entretenido extra: el editor de graffitis, mejorado con respecto al de JSR.

Para finalizar, hay que mencionar la acertadísima inclusión de varios modos para hasta 4 jugadores, todos contra todos o por parejas. Desde el clásico juego de capturar la bandera hasta las típicas carreras en las que podremos usar items para mejorar nuestro tiempo o perjudicar al rival, pasando por dos competiciones consistentes en pintar graffitis. Si dispones de varios mandos y amigos aficionados a los videojuegos estás de suerte, jugarás a JSRF hasta que se te raye el DVD.

Conclusión

Según mi humilde opinión, JSR de Dreamcast marcó un antes y un después en la historia de los videojuegos, sobre todo gracias a su novedosa estética que ha creado escuela. JSRF no es ya tan innovador ni sorprendente, pero mejora los posibles fallos de su antecesor y duplica su duración, convirtiéndose en uno de los mejores juegos que jamás he probado. Es una valoración muy personal, así que os recomiendo leer otros análisis para contrastar opiniones o, mejor aún, probadlo vosotros mismos y sacad vuestras propias conclusiones. Para mí, un juego absolutamente imprescindible.

TÉCNICA
8
GRÁFICOS
9
SONIDO
10
JUGABILIDAD
8
DIVERSIÓN
10
DURACIÓN
10
TOTAL
EXCEPCIONAL
Media de los lectores: --
Puntuar el juego
Otros análisis:
No hay más análisis
Sobre las puntuaciones
Lo mejor: El ambiente que crean la música y los gráficos es único. Diversión sin igual.
Lo peor: Que no sea compatible con Xbox Live para poder bajar de internet tus propios graffitis. La historia es una mera excusa para el desarrollo del juego.

Más imágenes: [3] [4] [5] [6] [7]
Atrás Adelante Portada Arriba